miércoles, 21 de abril de 2010

Grandes depredadores-2: La anaconda.

Suele atrapar a sus presas ahogándolas a continuación, al ser una serpiente constrictora, tritura a su presa con su poderosísima musculatura, presionando el tórax de su víctima para imposibilitar la inhalación.


La Anaconda es una boa y, es la serpiente más grande del mundo, con permiso de la pitón asiática. Las anacondas pueden medir, en el caso de las hembras, más de 10 metros de longitud y 200 kilos de peso, mientras que los machos son significativamente mucho más pequeños. Vive en la selva tropical, en los bosques y pantanos y en las sabanas, como las pirañas, son excelentes nadadoras a todo lo largo del río Orinoco.

En la tierra, son muy lentas, por lo que prefieren alimentarse en el agua o en las riberas de los ríos, Suele atrapar a sus presas ahogándolas a continuación; al ser una serpiente constrictora, tritura a su presa con su poderosísima musculatura, presionando el tórax de su víctima para imposibilitar la inhalación, una vez bien triturada se la traga entera. Durante las siguientes dos semanas, estará con la digestión de esa presa. Estas presas suelen ser grandes roedores, venados, peces, pájaros, ranas y otros muchos reptiles acuáticos.

Las hembras atraen a los machos por una señales olfativas, los machos se congregan a lo largo de varias semanas en torno a la hembra, hasta que esta escoge al vencedor. La gestación de las hembras es de 6 meses y, sus camadas son numerosas, unas 50 crías de 90 cm de longitud aproximadamente, completamente independientes de la madre.

Como mencionábamos al principio, es imposible encontrarlas fuera de los ríos o charcas en los que pasa la mayor parte del tiempo sumergida asomando sólo la cabeza, pues sus ojos y sus fosas nasales están ubicadas en la parte superior de la cabeza, lo que le permite tenerlos fuera del agua, cuando se encuentra sumergida. De color negro y dorado en sus laterales, el tono general del cuerpo es verdoso bastante oscuro.

Su actividad es por la noche y, se alimentan de carne, suelen esconderse en los pantanos o en las zonas que presenten máxima cobertura vegetal acuática. Se mimetizan bien con el medio que las rodea, pues los dibujos de su piel y el colorido de la misma, rompe bastante bien su forma y, al ser de actividad nocturna, les permite sorprender a sus potenciales presas cuando se acercan a sus escondrijos, generalmente para beber agua.

Las especies de anaconda viven en Venezuela, Colombia, Brasil, Ecuador, Guayana, la isla de Trinidad y en las zonas mas septentrionales de Bolivia y Perú. También aparecen anacondas al noreste de Argentina, en Paraguay, Uruguay y al sus de Bolivia. Se ha podido saber que la anaconda puede matar seres humanos, pero esto se presenta en muy raras ocasiones, pues cuando las anacondas sienten la presencia, tienden a escapar.

Tal como hemos indicado, la anaconda se siente muy a gusto tanto en los árboles como en el agua y prefiere las pozas y los estanques de aguas quietas a las corrientes rápidas, por eso, es muy difícil encontrarlas a mayor altura.

Terminamos indicando que en la época de sequía, donde es difícil capturar presas suficientemente grandes para unas semanas, se han visto anacondas hembras devorando a los jóvenes machos, mucho más pequeños que ellas, pero esta práctica caníbal, sólo se presenta en esta temporada seca.

Son muy sensibles a la destrucción de su hábitat, pues no les permite esconderse para sorprender a sus presas, también sufren gran acoso por los nativos y lugareños, que les dan muerte por el riesgo que hay con el ganado doméstico y, sobre todo, para la protección de los niños.

1 comentario:

  1. me encanta instruirme acerca d estos reptiles. me parecen maravillosos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.